LAS NARRACIONES DE LOS MÉDICOS.

EL PATÓLOGO INQUIETO

Los clínicos actuales no suelen escribir ni publicar sus observaciones, a menos que pertenezcan al grupo de los llamados “investigadores clínicos”, restringidos por una metodología rigurosa. Si se quiere propiciar no sólo el descubrimiento de nuevos signos clínicos, sino una mayor comunicación entre los médicos, sería preciso abrir nuevos espacios, modificando los criterios de los consejos editoriales a modo de permitir la publicación de las experiencias de los clínicos, en secciones especiales, sin más validación que la observación reiterada y juiciosa y, desde luego, sujetas a discusión y verificación, tal y como ocurre también con la información derivada de la investigación experimental. Esto contribuiría a revaluar la actividad clínica arquetípica y a reintegrarle su jerarquía académica.

 

Alberto Lifshitz. El valor de la anécdota. En: La práctica de la medicina clínica en la era tecnológica, 2000.

Este jueves 23 y viernes 24 de octubre de 2014 se ha…

View original post 1,183 more words

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s